CAN RICART

El Campus de les Arts tiene previsto rehabilitar 6800 m2 del recinto de Can Ricart, en el Poblenou de Barcelona, para el desarrollo de sus actividades de investigación, formación, transferencia de conocimiento y acción institucional.

Can Ricart es un recinto fabril construido en 1853, destinado en su día a la fabricación de estampados textiles, que en 2008 fue declarado BCIN (Bien Cultural de Interés Nacional) por el gobierno de Cataluña. En 2015, el Ayuntamiento de Barcelona, propietario de todas las fincas calificadas de equipamiento del recinto, cedió a la Universidad de Barcelona el uso de la nave industrial principal y de algunos de sus edificios anexos por un periodo de 50 años.

Otra característica importante de Can Ricart es su emplazamiento en el corazón del polo cultural del distrito 22@ de Barcelona, llamado Pere IV- milla creativa, y especialmente próximo de las tres fábricas de creación más importantes de la ciudad: Hangar, en el mismo recinto de Can Ricart, y, a un kilómetro escaso, La Escocesa y la Sala Beckett. Además, a una distancia también corta se encuentran diversos equipamientos culturales de primer orden como el Museo del Diseño, el Teatro Nacional de Cataluña o el Auditorio donde, entre otros recursos i actividades musicales, se ubica el ESMUC. Este emplazamiento emblemático y especialmente adecuado posibilita al Campus de les Arts inserirse fácilmente en el ecosistema cultural de Barcelona en todas sus distintas vertientes (creación, producción, difusión…).

Screen Shot 2021-09-24 at 19.29.49.png

Imagen proyectada de la sede futura de Campus de les Arts en Can Ricart

Una primera propuesta de distribución de los espacios contempla aulas, talleres i laboratorios de investigación y creación de distintos formatos, despachos, salas con equipamiento técnico (Media y Fab Labs, entre otros) y espacios expositivos además de oficinas y salas de reunión.

En el anteproyecto detallado que acompaña el Plan Especial para la regulación del equipamiento Campus de les Arts en Can Ricart, aprobado definitivamente por el Ayuntamiento de Barcelona en marzo de 2019, así como en el documento que lo resume, figuran las propuestas de intervención arquitectónica y el programa funcional previstos para la rehabilitación del edificio.